sábado, 23 de julio de 2011

Simplicidad

Estaba yo comiendo una hamburguesa cuando empecé a pensar como un niño de dónde provenía lo que me estaba comiendo, qué era en realidad. Me acordé de mi infancia cuando un día mis padres me preguntaron de dónde venía la leche y sin dudarlo un segundo contesté "de la nevera!", menuda pregunta más tonta pensé.

También me acordé de cuando un día prometí un post sobre la teoría de cuerdas, ahora me retracto y creo que tan sólo diré que para mí se trata de un constructo que pretende hacer encajar las piezas que ya tenemos, como cuando haces un puzzle y la última pieza no encaja, en ese caso tienes dos opciones, coger un martillo o admitir que te has equivocado y rehacer el puzzle. La teoría de cuerdas es el martillo.

Los grandes científicos pecan de intentar siempre buscar soluciones complejas porque si descubriesen algo sencillo que pudiera entender cualquiera, les quitaría el crédito que tanto anhelan. Sin embargo las cosas más sencillas a veces son las más complejas, por ejemplo, demostrar que 1+1=2 es una de las más complicadas a nivel matemático, y no matemático, es tan evidente, es un concepto tan sencillo que la mayoría de las mentes comunes fracasaríamos intentando explicarlo.

Mi idea es demostraros la genialidad detrás de la sencillez y cuando estaba yo comiendo mi hamburguesa me percaté de lo sencilla que podía ser, simple y llanamente un montón de partículas en una formación determinada. El Universo en sí es simplemente eso junto con una gigantesca cantidad de energía, porque si pensáis que el universo tiene una gran cantidad de masa, la energía que tiene es inmensamente mayor.

Qué novedad no? Nada nuevo, es más de lo de siempre, sin embargo hay algo más, hay lo que yo llamaría un programa, exageradamente sencillo, es el programa que lo crea todo. La materia está programada para unirse y formar estructuras cada vez más complejas, nebulosas, soles, planetas, bacterias, plantas y animales, es decir, vida que a su vez ha alcanzado la capacidad de modificar esas estructuras de forma voluntaria o simplemente como un paso más en esa programación básica.

Entonces que tendríamos que buscar para que todas las piezas encajen? Aún no tengo esa respuesta, sino también tendría un premio Nobel tirado por casa. Lo que sí pienso es que no debemos buscar 23 o cuantas sean dimensiones, cuando la solución a algo alcanza tal complejidad lo más probable es que sea incorrecta.

Y aunque creo en la complejidad infinita de la materia lo cual contradice la posibilidad de que exista una partícula elemental, esta sería una de las cosas que deberíamos descubrir y las fuerzas que la gobiernan. En ese momento tendríamos solucionado el puzzle e icluso me animo a decir que podríamos simular informáticamente su comportamiento lo cual nos resolvería muchísimos misterios de la ciencia, sino todos, puede que hasta nos permitiera predecir el futuro.

Llegados a este punto, que se agarren los aliens, porque nos los íbamos a comer con patatas XD. Es decir, sería el fin de la ciencia teórica, ya no quedaría nada por descubrir, todo sería ciencia aplicada porque conoceríamos el funcionamoento elemental del universo, sólo tendríamos que buscar maneras para aplicarlo.

Pero podemos esperar sentados porque las barreras que se nos imponen no son enormes, sino realmente diminutas que es mucho peor.

Mi apuesta es que se trata de una partícula en la que sólo actúan dos o como máxime tres fuerzas y que uniéndose con otras modifica su comportamiento y crea distintas fuerzas. Algo realmente sencillo, sin dimensiones, sin enrevesadas teorías, una pieza sencilla k según como haya sido encajada actúa de una u otra manera teniendo la capacidad inherente de crear estructuras cada vez más complejas.



2 comentarios:

  1. Creo que te he entendido. Me parece que sí. Pero me ha costado :D

    ResponderEliminar
  2. Pero si sólo es una hamburguesa!

    ResponderEliminar